lunes, 2 de enero de 2012

Cojonazos

Llevaba mucho tiempo intentando quedar con la chica que le gustaba, pero ella siempre le daba largas de manera sutil, de forma muy convincente y que le hacía dudar si estaba pasando de él o realmente no tenía tiempo.

Al final, decidió armarse de valor.

- Oye, ¿Te gustaría hacer algo mañana por la tarde? He visto que actúa el monologuista este que tanto te gusta y me has venido a la cabeza.

- Ya me gustaría, pero no estoy para monólogos ahora. Ayer murió mi abuelo.

Llegados a este punto, él no aguantó más. Creía recordar un detalle y, pese a que no estaba 100% seguro de ello, lo soltó:

- ¿Pero tus abuelos no estaban muertos ya?

El todo o nada, decidió jugar muy fuerte, arriesgarlo todo a un número. Menudos cojonazos.