martes, 4 de diciembre de 2012

#NY #Apple #yummy


- Lo repetiré una vez más. ¿Dónde estaba usted la tarde de los asesinatos?

- Ya se lo he dicho, ¡Estuve una semana en New York! ¡Ese día en concreto, visité el Empire State Building!

- ¿Puede demostrarlo de alguna manera?

- ¡Sí! ¡Claro! ¡Subí unas cien fotos con Instagram esa misma noche! Se lo enseño en mi iPhone 4S, mire...

- Hmmm... En el 75% de estas imágenes sólo aparece usted haciendo poses estúpidas frente a la cámara, y el resto son fotos de sus pies.

- Pero eso es...

- ¡Cállese! ¡En ninguna fotografía se distingue ningún elemento característico en el fondo que confirme que realmente ha pasado siete días en The Big Apple!

- ¡Pero..!.

- ¡Usted no ha estado en los Estados Unidos de América, condenada genocida! ¡Al calabozo con ella!

Algún día...

martes, 27 de noviembre de 2012

Ezekiel 23:19

En la antigua casa de mi abuela el baño no quedaba al fondo a la derecha, sino al final de un pasillo largo y oscuro. A ambos lados del corredor, con las luces apagadas, había varias habitaciones cuyas puertas permanecían siempre entreabiertas gracias a la acción de topes improvisados (sillas diminutas y absurdas, papeleras, etc). 



Las habitaciones tenían todas ventanas muy pequeñas que daban al exterior pero, al estar cubiertas por cortinas gruesas, tan sólo permitían el paso de una cantidad mínima de luz, así que cuando pasabas por delante del cuarto tenías que esforzarte para ver qué contenía.

La cuestión es que, colgando de la pared de la habitación de mi abuela, alineado perfectamente con la puerta en el otro extremo del cuarto y con una mesita de mimbre, estaba esto.



De camino al baño, no podía evitar quedarme parado unos segundos mirando ese Jesucristo hiperrealista colgando de la cruz. Su piel brillaba como recién pulida, pero era un brillo grasiento, por lo que daba la impresión de que estuviera sudado. Tenía el cuello retorcido en una posición aparentemente tan incómoda que parecía que en cualquier momento la figura iba estirarlo y soltar un suspiro aliviado. Era una idea que, aunque una parte de mí deseaba que ocurriera, me acojonaba más que cualquier otra cosa.

Mientras estaba a salvo en el baño solía pensar que, tal vez, Jesucristo se estaba moviendo, retorciendo su cuerpecillo de madera mientras nadie le miraba (maldita sea, Toy Story). Cuando terminaba mi labor, atravesaba el pasillo corriendo en sprint hasta la seguridad del salón, ignorando la información que recibía de mi visión periférica. Me aterrorizaba la idea de volver a asomar la cabeza por esa puerta en el trayecto de vuelta, el miedo a que Jesús se hubiera movido y no le hubiera dado tiempo a volver a la cruz. El miedo a encontrar esto:







viernes, 16 de noviembre de 2012

Geopolítica

En el contexto actual de crisis financiera, la Unión Europea decide tomar medidas radicales: los estados de la unión se fusionan para formar un sólo país sin fronteras.

Uno de los debates más polémicos que abre esta decisión, es la elección de un buen nombre.

"Estados Unidos de Europa" sería muy poco original, comenta un eurodiputado, Necesitamos un término con gancho, que inspire seguridad y confianza.

Al final, el asunto se somete a votación por internet. Tras dos reñidas semanas se acaba imponiendo, por unos pocos miles de votos, el nombre Equipo Tigre, y termina encajando tan bien que la gente tarda poco en olvidarse de la vieja Europa.

Lo curioso es que sus habitantes, unidos todos bajo este mismo título, parecen haber conectado muy bien con su nueva condición de equipo de ochocientos millones de personas. En los noticiarios y periódicos de todo el mundo, el Equipo Tigre acapara los titulares.

"Y, en cuanto al panorama internacional, las medidas adoptadas por el Equipo Tigre han catapultado la economía [...]"

"Newly founded Tiger Team recovers at amazing rate"

A todo esto, la bandera sería algo así:



O esta, un poco más agresiva, ondea al viento en los mástiles de nuestras embajadas por todo el mundo.




jueves, 1 de noviembre de 2012

Niña de la curva (I)

El coche cortaba el viento a lo largo de la carretera, mientras la música que salía de sus altavoces rompía el silencio del bosque que la rodeaba. Los cinco amigos que lo ocupaban hacían el imbécil pegados a los asientos, medio bebidos, buscando con los faros gastados del automóvil una discoteca en medio de la nada.

- Oye, diría que no hemos cogido el desvío correcto- se aventuró a suponer el copiloto, dando un trago a su cerveza-, a lo mejor deberíamos... Eh, ¿Qué es eso? ¡Por dios! ¡Frena!

Una figura brillante se perfiló a escasos cincuenta metros del coche, apuntada por el aterrorizado dedo del copiloto, al borde de la carretera. En pocas décimas de segundo, con el brusco chirrido de las ruedas al frenar como sonido de fondo, pudieron distinguir a una chica joven, muy pálida, enfundada en un vestido largo y blanco.

Cuando el coche se detuvo bruscamente, sus ocupantes rebotaron de delante hacia atrás por efecto de la desaceleración y parte del contenido de sus bebidas pasó a formar parte de la vieja tapicería del vehículo. El copiloto bajó la ventanilla y se asomó, un poco nervioso.

- Oye, ¿Va todo bien?

- Podrías llevarme a mi casa, ¿Por favor?- preguntó la muchacha con la voz quebrada y parte de su larga    cabellera negra tapándole la cara.

- Ufff... Verás, ya somos cinco en el coche y, sinceramente, hemos bebido un poco. Si te llevamos seguro que nos pararán y nos harán soplar.

- Tío, ¡No podemos dejarla aquí!- comentó otro desde el asiento trasero.

- Pero podemos llamarle un taxi- replicó el copiloto.

- Tengo mucho frío...- intervino la chica, temblando.

Los ocupantes del vehículo intercambiaron miradas de aceptación y uno de los que estaban detrás abrió la puerta trasera para que la joven entrara en el coche. El del centro adoptó el papel de mediador racional, sin darse cuenta de que su propuesta había sido ideada, en gran parte, por el vodka barato.

- Sé que es un palo pero, ¿Podrías tumbarte entre los asientos traseros y delanteros? Te amortiguamos un poco con los pies. O los apartamos, como quieras. Ya sabes, por lo que te decíamos de la policía.

La niña de la curva no dijo nada y, en silencio, se agachó y empezó a arrastrarse entre los asientos delanteros y las espinillas de los ocupantes de atrás. Uno de ellos contuvo una risotada tonta.

- Si en algún momento estás incómoda, dínoslo y te hacemos más sitio- señaló, recuperando la seriedad.

De nuevo, la niña de la curva permaneció en silencio.

El coche arrancó de nuevo y prosiguió su marcha por la carretera, aunque tranquilamente y sin despertar a los pocos vecinos de la zona. 

- ¿No sabrás dónde está la discoteca "Espasmo", por casualidad?- preguntó el conductor para romper el hielo, harto del ambiente tenso que se había formado.

- No, no lo sé...- suspiró la chica en tono fúnebre.

- Vaya...

De nuevo, el silencio y la atmósfera tensa se apropiaron del vehículo durante unos minutos. Fue el copiloto quien intentó salvar la situación esta vez.

- Pues, ¿sabéis? Hay un...

- Creo...- le interrumpió la voz de la niña de la curva desde debajo del asiento del conductor-. Que más o menos a esta altura, en esta curva, me maté yo.

Los ocupantes del coche se miraron, confundidos. Estaban en un tramo recto.

- ¡¡Joder, joder!!- exclamó repentinamente el joven del asiento trasero central- ¡¡La tía esta ha desaparecido!!

- ¡ME CAGO EN LA PUTA!- gritó el conductor, perdiendo momentáneamente el control del volante, mientras cundía el pánico en el interior del coche.

Afortunadamente, al encontrarse en un tramo recto bastante amplio, el coche tan sólo se bamboleó unos centímetros hacia cada lado antes de que el conductor recuperara la compostura. 

- ¡Madre mía! ¿Estáis todos bien?- preguntó otro ocupante de los asientos traseros, resoplando, unos cuatrocientos metros antes de la siguiente curva que encontraron.

jueves, 19 de julio de 2012

El (tenebroso) futuro de Facebook

Navegando a velocidad de aburrimiento matinal por internet, he terminado leyendo cómo ha ido evolucionando esta conocida red social durante su vertiginosa carrera hacia la dictadura digital. En un periodo de ocho años, considero que estas son las actualizaciones que la han llevado donde está.

Abril de 2004: Mark Zuckerberg funda Facebook.


Agosto de 2007: Ante la rápida expansión de la página y el creciente uso de las nuevas tecnologías móviles, Facebook es compatible con los Smartphones.


Abril de 2008: Aparece el chat de Facebook para desbancar a servicios como MSN Messenger.


Abril de 2010: Se implementa el botón de "Like" como medida para que los usuarios puedan dar un feedback positivo a aquello que encuentren de su agrado.


Noviembre de 2010: Mejora de servicio de mensajería de Facebook, pueden mandarse mensajes privados. De esta manera, la red social planta cara a los servicios de correo electrónico.


Abril de 2011: Se incluye la opción de hacer llamadas, dando una opción gratuita a los operadores de telefonía. Además, se mejora el sistema de etiquetado, y se expande de personas a páginas.


Julio de 2011: Aparece el servicio de Videollamada.


Diciembre de 2011: Los perfiles empiezan a actualizarse a la interfaz del polémico Timeline, una manera más estructurada de recibir la información de la actividad en tu perfil.


Marzo de 2012: Lanzamiento de Facebook Messenger, como aplicación satélite independiente de la web.

Siguiendo esta dinámica imperialista, me atrevo a pronosticar la siguiente evolución de la red social durante los próximos tres años.


Noviembre de 2012: Actualización del sistema de etiquetado de fotos. Facebook reconoce las caras de tus amigos y las etiqueta automáticamente en las fotos que subas.


Abril 2013: Implementación del autorellenado de palabras. Siguiendo la dinámica de los Smartphones, Facebook hace un seguimiento de las palabras que utilizas con más frecuencia y las sustituye mientras escribes.


Diciembre de 2013: Para eliminar a Instragram de la competencia, aparece una aplicación para Smartphone que analiza las fotos que vas tomando con el móvil y las publica si se ajustan al perfil de imágenes que sueles subir al servidor (p. ej. fotos poniendo morritos).


Junio de 2014: Mejora del sistema de autorellenado. Facebook es capaz de anticipar las frases que utilizas con más frecuencia y el sistema se vuelve tan eficiente que nunca falla, ahorrándote el tedioso trabajo de comunicarte.


Octubre de 2014: Segunda actualización del sistema de etiquetado. El sistema ya no sólo te etiqueta en las fotos, sino que te desetiqueta si considera que sales mal.


Marzo de 2015Desarrollo y lanzamiento de la aplicación Talk for me, mediante la cual Facebook estudia el tipo de tonterías que sueles escribir en cierto perfil de fotos o estados (p. ej. "q wapoooos!! ;)", "jajajjjjajaaa buenaa") y genera comentarios automáticamente que sólo necesitan la aprobación del usuario para ser publicados.


Junio de 2015: La última actualización de todas. En los libros de historia del futuro la llaman The Omega Update, y se considera el nacimiento de la inteligencia artificial avanzada. El sistema de autorrellenado se ha vuelto tan eficiente que se le permite enviar mensajes sin la aprobación del usuario.

Tras esta última actualización, a medida que los usuarios van entrando en Facebook y escribiendo la primera letra, se desata una reacción en cadena que libera todas las actualizaciones acumuladas hasta el momento. Facebook se convierte en un una super red de ordenadores automatizada en la que un montón de perfiles interactúan entre sí usando la información registrada durante años, sin que sus dueños puedan hacer nada.

Facebook acabará siendo un rincón abandonado en la web, en el que 900 millones de cuentas interactuarán millones de veces por minuto, mejorando su inteligencia artificial con cada comentario.

La gente sólo podrá entrar ocasionalmente para ver cómo sus perfiles mejoran en cuanto a complejidad con el paso de los meses, volviéndose más listos que los propios usuarios.

Eventualmente, esta versión distorsionada de Facebook empezará a desarrollar un lenguaje y cultura propios, volviéndose indescifrable para los seres humanos. Probablemente desvelará las leyes de la naturaleza pero, al contrario que nosotros, tan sólo tardará un semanas en dominar con maestría todas las ciencias imaginables.

Gobiernos de todo el mundo empezarán a tener miedo de las maquinaciones silenciosas de ese cerebro intangible, oculto entre cables de cobre y microchips, por lo que decidirán desconectar los servidores y terminar con esta locura de una vez por todas. En un intento desesperado de salvar su amada cartera, Mark Zückerberg intentará negociar con su creación indómita, pero será inútil: Facebook ya no le reconocerá como su padre y lo único que podrá hacer el bueno de Mark es observar cómo una lluvia de misiles nucleares, hackeados por la red social superinteligente, bombardean la superficie de todo el planeta, asolándolo por completo mientras el cerebro electrónico se autoproclama entidad soberana del planeta que un día fue azul*.






Entra... Vamos, abre la puerta, ¿No hace frío fuera? Aquí estamos  
todos calentitos... ¡Hasta tenemos chimenea! Venga, pasa, siéntate... 


(*Nota: es broma, lo desconectarán y ya está.)

viernes, 13 de julio de 2012

Real Estate





(Tono de llamada. Descuelgan)

- ¿Dígame?

- Buenos días, llamaba para interesarme por el precio del piso que tenéis en venta, en la calle Muntaner.

- Creo que se ha equivocado.

- Vaya, lo siento.

- No pasa nad...

(Cuelga. Marca. Tono de llamada. Descuelgan)

- ¿Diga?

- Hola, llamaba por lo del piso que vendéis en la calle Muntaner.

- Vaya, acabamos de hablar hace un momento. Creo que tiene mal el número de teléfono.

- Perdón, ¿Este no es el 801533123?

- Sí, sí que lo es. Pero nosotros no vendemos ningún piso.

- Lo habré tecleado mal, entonces. Disculpe las molestias.

(Cuelga. Llama. Tono. Descuelgan)

- Definitivamente, tiene mal el número.

- ¡Jaja! ¡Vaya...! Iré a comprobar el teléfono. Perdón de nuevo.

- Para nada, hombre.

(Cuelga. Pasa una hora. Llama. Tono. Descuelgan)

- ¿Dígame?

- Buenas tardes, llamo porque me interesa el piso que vende usted en la ca... Espere, ¿He llamado a este número antes?

- Me temo que sí, amigo. Ya le he dicho que aquí no vendemos ningún piso. ¡Jaja! Con los tiempos que corren... ¡Ojalá!

- Sí, jaja... Pero, escuche: esto no es posible. Estoy en la calle Muntaner, mirando ahora mismo el piso en cuestión, y el número estaba bien desde el principio.

- Pues lo siento, insisto en que aquí no vendemos ningún piso. No sé qué malentendido extraño habrá ocurrido.

- Espere, ¿Acaba de asomarse por la ventana? ¿Era usted el que se ha asomado por un resquicio entre las cortinas?

- Supongo, porque abajo, en la acera de en frente, hay un joven hablando por teléfono y mirando hacia aquí.

- ¿Pero usted es consciente de que tiene un cartel de "se vende" colgando de la barandilla de la terraza?

- Claro.

- ¿ENTONCES?

- ¡Ah, por dios! ¡Jajajaja!¡Es obvio que lo que vendo es la barandilla! ¿Acaso el cartel está agarrado a la casa en algún punto? ¡Qué confusión más tonta por su parte!  La vamos a cambiar, así que ya no nos hace falta. Hierro forjado, pintura impermeable, dos metros cincuenta de largo. ¿Le interesa? ¿Oiga? ¿Sigue ahí? Menudo gilipollas.

lunes, 28 de mayo de 2012

Mentor

Sin que el adinerado corredor de bolsa se diera cuenta, el hábil asesino se coló por la ventana, camuflado entre las sombras y el sonido de los coches proveniente de la calle. Su indumentaria, completamente negra, le mimetizaba con el entorno de la habitación, alumbrada tan sólo por la pantalla del ordenador frente a la que el broker hojeaba los resultados de su jornada.

En un alarde de torpeza, inusual en sus servicios, el asesino le dio por accidente un golpe a una silla con el pie, provocando un chirrido grave que alertó a su víctima, quién giró la cabeza de golpe. Aterrorizado, el viejo corredor de bolsa observó a la parca VIP que venía a reclamar su vida y asumió que su tiempo en la Tierra había llegado a su fin.

El asesino no dio tiempo a que el mínimo sonido escapase de la garganta de su víctima, dándole tal manotazo en la cara que cayó al suelo. El broker se arrastró de espaldas por el suelo hasta dar con la pared más cercana, intentando alargar al máximo los últimos segundos que le quedaban, mientras su corazón latía con potencia.

Su agresor se acercó lentamente. La chulería de su expresión casi podía intuirse a través de su pasamontañas mientras extraía una larga daga del cinturón y se agachaba hasta situar sus ojos a la altura de los de su víctima. Agarró al corredor de bolsa del cuello de la camisa y tiró de él con fuerza.

- ¿Sabes lo que es un cantalupo?- le preguntó, con un susurro amenazante.

El accionista movió enérgicamente la cabeza hacia los lados, en señal de negación.

- Es un tipo de melón- sentenció el asesino.

El corredor de bolsa abrió los ojos como platos e intentó revolverse al ver que su agresor le acercaba la daga al cuello. Sin pensarlo dos veces, el asesino hundió la afilada hoja metálica en la garganta de su víctima, de cuya boca empezó a salir sangre a borbotones mientras intentaba emitir algún grito de auxilio. 

Cuando el cuerpo del corredor de bolsa dejó de sufrir espasmos y la habitación se sumió de nuevo en el silencio, el asesino se levantó y limpió su daga con la camisa del difunto, contento. 

Al menos, pensó, había muerto siendo un poco más sabio. 

"Nunca te acostarás, sin saber algo más"

jueves, 3 de mayo de 2012

Old Style

- José Gómez, ya puede entrar.

El cirujano plástico dio así paso a su paciente y le mandó sentarse en la camilla. Tenía muy clara la ficha de aquel hombre y qué arreglos quería en la cara. Después colocarse frente a él con una seriedad imperturbable, en una pose erguida casi militar, comenzó a garabatear su rostro con un rotulador negro al tiempo que, a cada trazo, le explicaba a su paciente, con un vocabulario muy técnico y especializado, el procedimiento que iba a seguir para modelar su aspecto.

José, vestido en una bata blanca de hospital, estaba muy ilusionado. La serenidad y profesionalidad transmitía el pulso firme del cirujano mientras dibujaba líneas en su cara casi le hacía esbozar una sonrisa confiada. Tenía la sensación de que, en manos de aquel doctor, nada podía salir mal.

Cuando consideró que su obra pictórica estaba terminada, el cirujano le ordenó a su paciente que se tumbara en la camilla y avisó a las enfermeras para que le llevaran la sala de operaciones donde, como de costumbre, el equipo de cirugía se aguantó la risa hasta que el paciente estuvo sedado.

Como a muchos otros pacientes, a José le habían llenado la cara de pollas pintadas.

domingo, 22 de abril de 2012

Campeones


Saben que sólo los más fuertes podrán clasificarse para el campeonato mundial de pulsos con la lengua.